Inicio » Actualidad » Superpoblación en el Parque Nacional de Monfragüe

Superpoblación en el Parque Nacional de Monfragüe

Según se ha publicado en el DOE (Diario Oficial de Extremadura), la Junta ha autorizado la caza, como acción selectiva, dentro del Parque Nacional de Monfragüe para esta temporada cinegética, debido a la superpoblación de ungulados y jabalíes. La Junta de Extremadura autoriza el abate de 107 ciervos y unas 1.500 hembras. No habrá cupos para jabalíes.

La Resolución de 23 de julio de 2018, de la Consejera, por la que se aprobó el Programa de acción selectiva de ungulados en el Parque Nacional de Monfragüe para los años 2018-2019, recogió los resultados de los últimos censos de estas dos especies, realizadas entre los años 2015 y 2017. La estimación es que hay unos 9.320 ciervos, de los que algo más de dos mil se encuentran dentro de las 18.396 hectáreas de Parque Nacional y más de siete mil en las 40.000 hectáreas que componen los alrededores, incluidas las principales especies cinegéticas.  En consecuencia se autoriza la caza de 107 machos en el Parque Nacional y se propone abatir hasta 275 ejemplares en el conjunto del Espacio Natural, así como unas mil quinientas hembras.

Estas acciones cinegéticas de gestión deberán realizarse antes del 31 de diciembre del presente año pero no se podrán llevar a cabo ni domingos ni  festivos.

Un impacto muy alto sobre la cubierta vegetal y la salud de las poblaciones

El 62,5% de la vegetación del parque se ve afectada por la superpoblación de reses, lo que afecta también a la calidad de las reses al no haber comida suficiente para todos. Y hasta un 72% del territorio presenta calidad baja o muy baja en los ejemplares de ciervo del parque nacional y su entorno . A esto hay que añadir la tuberculosis que afecta al 25% de los jabalíes y a tres de cada cien ciervos, según los últimos estudios facilitados por el SES (Servicio Extremeño de Salud).

Además, con estas acciones se pretende eliminar el gran desequilibrio entre sexos. Se ha llegado a contar en los censos hasta seis veces más ciervas que machos. Por último, hay que eliminar la mayor cantidad posible de jabalí, principal depredador de especies presa —conejo y perdiz—.